viernes, 28 de octubre de 2011







UN DEBATE BIPARTIDISTA



La propuesta de debate a dos en las televisiones de este país durante la próxima campaña electoral, ha sido recurrida por Izquierda Unida y UpyD.

Es una propuesta que ahonda en el bipartidismo reinante del que ya conocemos los resultados, no respeta la pluralidad democrática, marginando a partidos con menor incidencia hasta hoy pero que ante unas elecciones deberían tener igualdad de expresión y presencia. Intenta reducir las opciones a las dos R -Rajoy, Rubalcaba-, que por cierto coinciden con una tercera R: Recortes.

Podrán disputar sobre el presente y el pasado, descalificarse y hasta insultarse, pero eso no debería impedirnos ver el fondo de lo que proponen ambos: más de lo mismo.

Nos lo dijo con absoluta claridad Juan Rosell, presidente de la CEOE, cuando en la rueda de prensa de presentación del documento “propuesta de los empresarios para superar la crisis”, indicaba que los programas de PSOE, PP, UpyD, CiU y PNV encajaban con sus propuestas. Los periódicos apuntaban: “Juan Rosell, aseguró ayer que los borradores de programas de PSOE, PP, CiU, PNV y UPyD «no suenan mal» y «van en la línea de lo que pedimos»”. Y la “línea” que piden es la de siempre, abaratar aún mas el despido mediante otra reforma laboral, reducir el déficit mediante más recortes sociales, abrir el camino al copago o repago en sanidad, nula preocupación por la escuela pública, reducción de cotizaciones sociales -a este paso sí que van a acabar con el futuro de las pensiones-, instan a concluir el proceso de bancarización y privatización de las cajas -aunque eso ya lo han conseguido- y, respecto al medio ambiente, solo les preocupa que las medidas de protección no disminuyan sus beneficios -sus sagrados beneficios-.

Con esos datos, podemos afirmar que el verdadero debate no está entre las dos R, sino entre los que apuestan por salir de la crisis haciendo recaer todo el peso de la misma sobre las espaldas de las clases populares, y quienes creemos que deben producirse cambios en las finanzas y la economía productiva, que controlen a las primeras y dinamicen a las segundas sin perjudicar a los trabajadores. O sea, entre la defensa de la mayoría de los ciudadanos, y los que defienden un capitalismo de casino que ha provocado la crisis dañando a millones de personas y que, últimamente, cansado de engullir parados, parece abocado a devorarse a si mismo, provocando un verdadero desastre social.


Pedro Bolívar Reverte

No hay comentarios:

Publicar un comentario